Bienvenido a ConMosca,

 Crear Cuenta[ Inicio | Tu Cuenta | Contacto | Foros | Galeria ] 
 IP:

  Secciones
» Atlas de Pesca
  • Buscador
  • Zonas
  • Fichas
» Archivo de Moscas
» Museo
» Lanzado
» Montaje
» Revista Montes
» Desde la Orilla. gR
» En el Mar
» Historias
» Artículos
» Noticias
» Diccionarios
  • Pesca CM
  • Geográfico
» Biblioteca

  Servicios
» Foros
» Descargas
» Tu Diario
» Enlaces Web
» Mensajes Privados
» Tu Cuenta
» Enviar Noticias
» El Rastrillo

  Mensajero

1 invitado(s)
0 miembro(s)
Eres un invitado

Regístrate


Usuario

Contraseña


  Busca en ConMosca




Articulos Pasados
Miércoles, 02 julio
· Despejando incógnitas... la Serratella hispánica (Eaton, 1887) (19)
Martes, 17 junio
· Migración de peces (1)
Miércoles, 11 junio
· La pesca reflejada artísticamente II (12)
Martes, 03 junio
· Apuntes de pesca con mosca. Capítulo 2 (13)
Jueves, 29 mayo
· Paciencia, riesgo o pasión (6)
Martes, 20 mayo
· La prolongación del brazo (11)
Jueves, 15 mayo
· Thraulus bellus (Eaton, 1881) (12)
Martes, 13 mayo
· Los 10 (5)
Martes, 29 abril
· La gran farsa de ''Campanu'' de Asturias (13)
Jueves, 24 abril
· El titán de los Siphlonurus: Siphlonurus hispanicus (Demoulin, 1958) (8)


4. Mapa de la trucha del Sistema Ibérico

El Sistema Ibérico actuó de borde costero durante las transgresiones marinas del Mesozoico, tiene una forma triangular, comienza en las estribaciones orientales de la Cordillera Cantábrica y se dirige al Mediterráneo. De manera general, gana anchura y pierde altitud mientras se acerca al mar. Se extiende a lo largo de más de 400 kilómetros, desde Burgos a Alicante, con dirección NO-SE. Las mayores alturas son las de los picos Moncayo (2.313 m), Urbión (2.228 m), Cebollera (2.142 m), Peñarroya (2.019 m) y Javalambre (2.020 m).
En el eje axial del Sistema Ibérico se encuentra el zócalo fracturado, por lo tanto es en esta zona donde afloran los materiales más duros: granitos, gneis y pizarras; en los bordes encontramos sectores de pliegues de cobertera, y es en estas zonas donde se encuentran las calizas y las arcillas. La litología es muy variada.
Comienza en la sierra de la Demanda, pero la mayor parte del conjunto montañoso pertenece a la provincia de Teruel, con las sierras de Gúdar, el Maestrazgo y el macizo de Javalambre, que con los Picos de Urbión, el Macizo del Moncayo, la sierra de Albarracín, los Montes Universales y la Serranía de Cuenca completan las sierras de este sistema, repartidas por las provincias de Burgos, Soria, Zaragoza, La Rioja, Cuenca y Guadalajara.
También hay fosas interiores, como las de Calatayud-Daroca, Albarracín, Ademuz y la Bureba.
Las zonas climáticas que abarcan esta cordillera hacen que podamos encontrar desde el clima de alta montaña con influencias atlánticas hasta el clima mediterráneo templado. La vegetación que podemos encontrar es la adaptada a cada tipo de clima, pudiendo encontrar desde brezales y enebrales, bosques caducifolios, hayedos, bosques mixtos, propios del clima de influencia atlántica hasta vegetación de monte bajo esclerófilo, encinares y pinares mas propios del clima mediterráneo.
Los ríos más importantes que parten de aquí son el Duero y el Tajo, que desembocan en el Atlántico; el Jalón y el Mesa afluentes por la derecha del Ebro; el Júcar y el Turia, que desembocan en el Mediterráneo.

4.1 Castilla la Mancha

4.1.1 Cuenca

La orografía de la Serranía de Cuenca, que junto al la Sierra de Albarracín componen los Montes Universales, permite que discurra por ella ríos con gran tradición en la pesca de la trucha. Algunas de sus zonas trucheras más renombradas de la zona centro peninsular se encuentran enmarcadas en está provincia. El Sistema Ibérico avena en esta provincia hacia el Mediterráneo: ríos Júcar con sus tributarios Valdemeca, Huecar y Cabriel (que se une al Júcar ya en la provincia de Valencia) y que tiene a su vez como afluentes al Mayor, Guadazaón y Ojos de Moya; y hacia el Atlántico el Tajo (Tajillo) desde su entrada en la provincia (a poco de su nacimiento en Teruel) hasta la confluencia con Guadalajara, con los siguientes afluentes: Guadiela, Portezuelas, Trabaque, Escabas y Cuervo.

Río Escabas

Cualquiera de estos ríos se pueden considerar truchero en todo, o casi todo, su recorrido por la provincia, en ellos se encuentran excepcionales zonas trucheras que mantienen buenas poblaciones y las posibilidades de que mejoren son muchas ya que últimamente algunas, debido a problemas puntuales, no están pasando por sus mejores momentos.

4.1.2 Guadalajara

Los ríos trucheros que provienen del Sistema Ibérico en la provincia de Guadalajara son básicamente el Tajo y todos los afluentes que en él vierten sus aguas, estamos hablando, a excepción del río colector, de ríos pequeños con grandes estiajes que en su mayoría discurren por una zona de roca caliza que se ha dado en llamar el Alto Tajo y que tiene como capital a la población de Molina de Aragón. Las aguas de estos ríos son transparentes, no reguladas y muy poco contaminadas (con excepciones), el paisaje característico de esta zona está compuesto por laderas de robledales, bosques de pinos y sabinas, las paredes de los barrancos, cortadas a veces en vertical, forman estrechos cañones por donde transcurren los ríos.

Río Gallo

Seguido del Tajo, el río de más relevancia en cuanto a la pesca de la trucha se refiere es el Gallo que une sus aguas con él en el Puente de San Pedro y parece que tiene síntomas de recuperación después de una época mediocre. Otros Ríos de la zona son el Cabrillas, el Bullones, el Arandilla, el Salado, el Ablanquejo, el Hoz Seca y el Tajuelo, son los afluentes que completan la lista, todos ellos ríos calcáreos de escaso caudal medio que merma mucho en época de sequía (en algunos casos hasta secarse) y grandes crecidas esporádicas. Incluimos en esta relación los ríos Dulce, pequeño río famoso por sus buenas truchas que es afluente del Henares por la izquierda, y Tajuña, que después de un largo recorrido paralelo al Tajo por la derecha confluye con el Jarama poco antes de que se una éste al mismo Tajo; y también sirva de excepciones dos ríos que no deposita sus aguas en el Tajo sino en el Ebro, el Mesa y el Piedra.

4.2 Aragón

4.2.1 Teruel y Zaragoza

La cordillera Ibérica, que ocupa casi toda la provincia de Teruel y el margen occidental de la de Zaragoza, es otro gran muestrario de riqueza geológica. Una buena muestra la podemos encontrar en las formaciones geológicas formadas por el agua en la roca caliza en la sierra de Albarracín y en los macizos montañosos de Güdar, Javalambre y Albarracín, y en las turberas y ríos de piedras de la sierra del Tremendal.
Los ríos son tributarios del Ebro por su margen derecha y a excepción del Jalón y del Jiloca, tienen cuencas pequeñas. Sus escasos cauces se alimentan fundamentalmente de las precipitaciones de lluvia, que al discurrir por una zona de clima mediterráneo se ven sometidos a una gran irregularidad, con un máximo en marzo y un mínimo acusado en verano, y unas grandes diferencias de caudal de un año a otro. Las crecidas son escasas, sólo se producen de tarde en tarde y a veces se notan más por el color turbio de las aguas que por el aumento espectacular de caudal, lo que indica que estos ríos ibéricos arrastran las tierras desnudas que flanquean sus orillas.

Río Guadalaviar

Como río principal de esta zona nombraremos al Guadalaviar, llamado así en su nacimiento y que pasa a llamarse Turia a partir de Teruel cuando recibe las aguas del Alfambra; el Jalón, el Jiloca, la Huerva, el Queiles, el Guadalope, el Huecha, el Martín, el Matarraña, el Mijares, el Mesa y el Piedra, completan esta lista.
Cabe mencionar que el río Tajo nace en la provincia de Teruel, aunque es corto el recorrido tiene.

4.3 Castilla y León

4.2.1 Soria

La provincia de Soria se encuentra enclavada en la confluencia de dos importantes sistemas montañosos, el Ibérico y el Central, es lógico pensar que mantiene una profusa red hidrográfica, que en su mayoría avena a uno de los ríos colectores más importantes de la península, el Duero, que nace en los Picos de Urbión, en Duruelo. Los principales afluentes en esta provincia suelen ser pequeños ríos de cabecera de corto recorrido, por la derecha los principales ríos que alimentan al Duero desde el Sistema Ibérico son el Ucero con su afluentes el Abión y el río Sequillo, que son ríos de carácter calizo con una gran capacidad de regeneración de los salmónidos gracias a la gran cantidad de alimento que producen sus aguas; por la izquierda los ríos Araviana, Razón (con su afluente Razoncillo), Revinuesa, Tera (afluente Zarranzano) y Fuentepinilla.
La porción meridional de la provincia está Surcada por ríos que avenan al Ebro: río Jalón que nace en la Sierra Ministra y tiene como principales afluente en la provincia por la derecha al río Blanco.

4.2.2 Burgos

El Duero y el Ebro cruzan los extremos opuestos de esta provincia, dividiéndola en dos cuencas. Los afluentes del Ebro son los más caudalosos: Oca y Tirón y los del Duero los más largos: Arlanzón, Arlanza y Esgueva.
El Sistema Ibérico comprende en Burgos los altos páramos de la Lora, prolongando los altos niveles de la paramera hasta el Sur de la capital. A este Sistema pertenece la Sierra de la Demanda, con una de las máximas elevaciones de la provincia el Pico de San Millán (2.134 m) límite de Burgos con La Rioja y Soria.

Vertiente del Ebro

El Tirón nace en un territorio de fuertes pendientes, a pocos kilómetros aguas abajo del paraje conocido como Tres Aguas logra abrir un valle de fondo plano flanqueado por pendientes escarpadas de forma piramidal, discurre sus primeros kilómetros por tierras de burgalesas para luego adentrarse en las riojanas y desembocar en el Ebro
El río Oca nace a partir del manantial de San Indalecio a 990 m.s.n.m. y confluye con el Ebro cerca de Oña.

Vertiente del Duero

El río Pedroso nace en la Sierra de la Demanda, aguas arriba de Barbadillo de Herreros, pertenece a la Cuenca del Duero y desemboca en el Arlanza, a la altura de Cascajares de la Sierra.
El río Arlanza nace en Fuente Santa, en la Sierra de la Demanda, y desemboca en el río Arlanzón. En su curso alto discurre entre cascadas, corrientes y saltos de agua, atraviesa de Este a Oeste la mitad meridional de la provincia de Burgos
El Arlanzón nace en las cumbres de Mencilla, en Sierra de la Demanda, después de recorrer 129 kilometros desemboca en el Pisuerga. Atraviesa Burgos y en la misma ciudad tiene dos afluentes el rio Pico y el Vena,
El río Esgueva, afluente del Pisuerga, nace en las Peñas de Cervera, en el término de Espinosa de Cervera (Burgos) y desemboca en el Duero después atravesar la provincia de Valladolid Tiene unos 120 kilómetros de recorrido.

4.4 La Rioja

Sobre las cimas más elevadas de las sierras de Urbión, Cebollera y Demanda, tienen su divisoria las provincias limítrofes, y al mismo tiempo, son las divisorias hidrográficas del Duero y el Ebro. Generalizando, podemos afirmar que las vertientes septentrionales de ambas sierras pertenecen a La Rioja, mientras que a las provincias de Soria y Burgos corresponden las vertientes meridionales. A continuación enumeramos una breve reseña de los ríos de La Rioja:
El rio Oja ocupa el sector central del la Sierra de Demanda, y nace en los alrededores de pico Gatón, a unos 2.000 m. de altitud. Discurre encajado en su curso alto entre vertientes muy pronunciadas que aportan en periodos de deshielo gran cantidad de agua procedente de las cimas más elevadas de la Demanda. A partir de la aldea de Posadas ensancha su valle y suaviza su perfil longitudinal.
El Najerilla nace a una altitud de 1.640 m. dentro del término de Canales de la Sierra, y deja el macizo en su extremo oriental a la altura de Anguiano. Su trayectoria permite diferenciar dos tramos; el primero abarca desde su nacimiento hasta el pantano de Mansilla con trayectoria Oeste-Este; el segundo va desde Mansilla hasta Anguiano con un cambio de dirección SurOeste-Noreste. Recibe un conjunto de afluentes que descienden de la Sierra de la Demanda por su margen izquierda o de la Sierra de Urbión por la derecha, estos últimos mucho más caudalosos. En él se encuentran algunos de los cotos trucheros mas nombrados de la Rioja
El sector del Najerilla que va desde Mansilla a Anguiano ofrece un aspecto totalmente diferente, la dureza de los materiales ha impedido la evolución del curso fluvial, que discurre entre meandros encajados. Los valles son estrechos y en las laderas de fuerte pendiente, con escaso suelo, y donde sobresalen los estratos rocosos, favoreciendo un aspecto agreste, mientras que las cumbres son de formas suaves y alomadas.
Al margen de rio Ebro, el Najerilla es el más importante, los restantes ríos de la región se encuentran a notable distancia del él, sobre todo los más orientales: el Oja, el Piqueras y un buen río truchero, el Iregua (con sus afluentes río Mayor, río Lumbreras y Arroyo Lavieja). A partir del Iregua hacia el Este, los caudales disminuyen mucho (Leza, Cidacos, Linares).









Copyright © por ConMosca, Derechos Reservados.

Publicado en: 2002-10-29 (9582 Lecturas)

[ Volver Atrás ]
Todos las imágenes y contenidos de esta web son propiedad de sus respectivos autores. Los comentarios y la responsabilidad de las opiniones en ellos vertidas son propiedad de la persona que los envía. Queda expresamente prohibido reproducir cualquier contenido de esta página sin autorización expresa de sus responsables, con la excepción de nuestros titulares que podrán ser publicados usando el archivo RSS/XML
Accede a nuestro archivo RSS/xml Desde este enlace puedes validar nuestro archivo RSS/xml
© 2002-2014 ConMosca - Designed by Trimedia - NoSpam NoVirus by SoloMail.es
El servidor se paga con la publicidad.
Este sitio esta desarrollado con PHP-Nuke. PHP-Nuke es Free Software con GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.076 Segundos
Webstats4U - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares